Los ánimos están más que caldeados en la casa de GH Dúo y saltan chispas a la mínima. Ahora han sido Kiko Rivera e Irene Rosales los que han tenido una acalorada discusión por un comentario sin importancia. El DJ se ha alterado tanto que ha llegado a amenazar con marcharse de la casa de GH Dúo y dejar allí sola a Irene.

Kiko Rivera se ha puesto de los nervios y todo por algo que, visto fríamente, seguro que no era para tanto. Es lo que tiene llevar tanto tiempo encerrado en la casa, que a la mínima, la cosa se tensa. Como suele ser habitual entre muchas parejas, el objeto de esta discusión han sido las tareas de la casa, más en concreto, las de la cocina…

Parece que a Kiko no le ha gustado nada que Irene criticara la salsa de tomate que él suele cocinar para los espaguetis y los dos se han enzarzado en una de esas discusiones de es que tu me has dicho… yo no he dicho eso. Irene le ha aclarado “17 veces ya” que ella no ha querido decir que no la hiciera bien sino que a ella no le gustaba porque fríe poco el tomate y le pone ajo y cebolla.

Pero Kiko se lo ha tomado de la peor manera posible y ante la incredulidad de Irene por su comportamiento, él le ha espetado que como siguiera así, se iba a marchar de la casa de GH Dúo y dejarla allí sola. Afortunadamente el enfado no les ha durado demasiado y enseguida han hecho las paces. Menos mal.