“Solo quiero vivir esto, otra vez. Nada más”, a sus palabras, dedicadas a su gran amiga Terelu, Mila Ximénez acompañó unos emojis de pesar, que venían a expresar cómo se siente después de su enfado con Carmen Borrego.

La colaboradora lo está pasando muy mal por la malagueña. El segundo diagnóstico de cáncer de mama para Terelu cayó como un jarro de agua fría no solo para ella y su familia, sino también para todos aquellos que la quieren tanto como Ximénez. De hecho, los mensajes de apoyo en redes dedicados a ella han sido constantes. Palabras que expresaban una confianza en el futuro, cargadas de cariño y esperanza a las que ahora se suman estas que ansían no solo volver a ver feliz a su amiga, sino también anhelan que nada se interponga entre ellas.

Mila es muy dada a colgar en redes fotos con sus personas favoritas, que pueden ir desde sus sobrinos, pasando por su hija, hasta sus compañeros. Siempre, acompañando a estas fotos, la periodista dedica tiempo a escribir algunos de sus pensamientos, plasmando así su eterno cariño o gratitud hacia ellos. Después de algunos pequeños roces en el pasado que las dos dejaron atrás (muchos motivados por Carmen), estas amigas habían enterrado el hacha de guerra y atravesaban un estupendo momento, hasta el punto que, el último verano, Ximénez se reservó unos cuantos días de sus vacaciones para pasarlos junto a Terelu en su querida Málaga, donde fue tomada la foto que ahora le sirve para plasmar sus deseos de cara al futuro.

Mila y Terelu